18 dic. 2012

A las puertas de la Navidad

A las puerta de la Navidad la realidad social prevalece. La crisis, la crudeza de una situación tan injusta, triste y decadente para muchas familias, que ven como su vida se ha sumido en una oscuridad total y absoluta, donde la luz brilla por su ausencia. No podemos olvidarnos de los más pequeños de la casa, que esperan con ilusión y optimismo estas festividades. Por ellos deberíamos hacer un esfuerzo, no se trata de fingir lo que no se siente ni de meternos en una vorágine consumista que no podemos costear. Se trata de cambiar la actitud, de una aceptación tranquila…no porque agaches la cabeza y llores te van a cambiar las circunstancias, pero si vas a evitar que tu familia viva aun peor el momento. Píntate una sonrisa…y aunque por dentro tu alma se desgarre de dolor, no sientas necesidad ni de comer, sólo desees sumirte en una irrealidad silente, sorda y ciega…sal  a las calles, mira las luces con los ojos de un niño, la música callejera, el bullicio, los olores a castañas asadas, y demás delicias típicas de estas fechas…

Échale paciencia a la vida, como decía el gran Freddy Mercury, “Show must go on” :la función debe continuar…
A veces, para valorar la abundancia se debe conocer la escasez, lo mismo que el sufrimiento da sentido a la felicidad. En este mundo donde el consumismo impera sobre cualquier otro valor, la tecnología es lo que prima, de hecho un bebe aprende casi antes a manejar el mando de la televisión, que a hablar, no esta de más que aprovechemos el momento para recuperar la sencillez y la simplicidad. Y reeducarnos todos que navidad no significa dispendio, ampulosidad y consumismo, sino un momento de recordad que Jesús nació para redimir a la humanidad, para reunirnos la familia, incluso intentar limar asperezas…ayudanos, recordarnos, llamarnos…amigos, familia…Navidad es paz, amor y armonía… y sobre todo un momento muy especial para los peques de la casa, intentemos no olvidarlo  y mira la vida de frente.

Hay un pasado que se fue para siempre pero hay un futuro que todavía es nuestro – (F.W. Robertson)
@ Cristina Marley