6 jun. 2013

¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?

Publicado en:http://www.lavozdehoy.com/index.php/2012-07-30-13-53-04/articulos/1878-por-que-lo-llaman-amor-cuando-quieren-decir-sexo

Cuando era una jovencita vi esta película de Manuel Gómez Pereira, con Jorge Sanz y Verónica Forqué, y aunque ni el titulo ni el argumento tenga nada que ver sobre lo que me gustaría disertar con vosotros, me parece perfecto para explicaros cómo yo entendí o mejor dicho, me ayudó a entender la diferencia entre el amor y el sexo en una relación.

Ni que decir tiene que provengo de la generación en la que Cenicienta y Blancanieves eran rescatadas por el príncipe, que a lomos de su caballo las liberaba de una existencia terrible y le abría las puertas de un mundo de placeres, amor y boato, donde el final se resumía en la típica frase: "Y comieron perdices y fueron felices para siempre" ¡¡¡Dios!!! Cuánto daño hizo Walt Disney haciéndonos creer en ese mundo idílico lleno de valores donde prevalece el amor, la verdad y los finales felices.

Hoy día la mayoría de las relaciones son efímeras, no hay tiempo para la seducción, el cortejo, mirarse a los ojos y pasear cogidos de la mano.

Las redes sociales, las páginas de contactos, los sms, el whatsApp, Line...dan lugar a que la comunicación se acelere a pasos agigantados y apenas te han presentado a una persona ya estéis conectados en todas las redes y en las aplicaciones del móvil....por lo que te puedes llegar a plantear que, ahora lo de borrar a alguien de tu vida es un rollo. Le tienes que eliminar de WhatsApp, Tuenti, Facebook, Twitter... "Lo mejor es matarlo"

Jajaja bromas aparte, estaréis de acuerdo conmigo que tenemos nuestra vida privada abiertas al mundo de par en par. Somos como libros abiertos, disponibles para cualquier persona, lo cual nos hace perder misterio, charming y todo aquello de lo que se alimenta la seducción.
¿Tú irías a ver una película de la que sabes casi todo lo que sucede? Yo no. Ni leo el final de un libro, me gusta saborearlo hoja por hoja, capítulo por capítulo...sintiéndome inmersa en la trama, expectante, enganchada a una historia que no sabes por qué derroteros irá.

Pues con las personas nos pasa lo mismo, si le entregas las llaves de tu alma, de tu tiempo, de tu cuerpo... ¿qué le queda por desear o descubrir? Yo te lo diré: ¡Nada!

Incluso esas personas que nada más conocer a alguien necesitan hacerlo el centro de su vida, si meditan y son realmente sinceras con ellas mismas, reconocerán que no se trata de un enamoramiento ni un flechazo, sino de una triste realidad interior: el miedo a estar solo.
Cualquiera que les preste un poco de atención o interés es válido, quieren compañía o "dormir calentito" a cualquier precio. ¿Y eso a que lleva? A un suma y sigue, a una adicción por relaciones abocadas al fracaso, a una compulsión afectiva que cada vez degenera en una pulsión más convulsiva y a un gran vacío interior.

Ante todo aclararos que soy muy partidaria de las redes sociales, y de la posibilidad de conocer personas que si no fuese por ese nexo, nunca hubiesen coincidido. Lo único que sí quiero es dejar constancia del otro lado de la moneda: como todo hay una cara y una cruz.
Recientemente, he vivido muy de cerca la historia de una amiga que conoció un hombre, se montó una vida ficticia y la mantuvo engañada meses, finalmente esta chica descubrió toda la historia y afortunadamente el único perjuicio fue su corazón y su orgullo herido así como los desasosiego que le causó y créeme, fueron muchos.

Es muy fácil crearse un perfil falso, entrar en la vida de alguien y montarle un cuento de hadas, no solo le ocurre a mujeres, también hay hombres que son objeto de "depredadores", así les llama yo a este tipo de alimaña, porque catalogarlo de animales es darles mucha dignidad.
Si estás en este mundo virtual, disfrútalo y diviértete, pero sobre todo se consciente que no debes ilusionarte a la primera de cambio, porque mientras habla contigo puede tener otras tantas ventanas de chat abiertas.

Intenta tener una comunicación clara y sincera sobre sus intenciones, cierto es que a veces comenzamos algo sin un fin predeterminado, pero expón desde el principio qué buscas en realidad, no crees falsas expectativas ni te enredes en historias de culebrón sudamericano.
No presupongas ni especules sobre lo que quiso decir o insinuar, ni justifiques actos que son absolutamente censurables. Simplifica, y en vez de crearte castillos en el aire, coge al toro por los cuernos y pregunta directamente y si algo no te parece correcto dilo.

Los primeros encuentros son muy importantes porque de una forma no explícita sentamos las base de la relación, lo que vamos a permitir y lo que no. Y por supuesto piensa que la primera impresión es la valida porque viene del corazón y él nunca nos engaña.
Nunca pienses que con el tiempo las personas pueden cambiar, por lo que será mejor que aceptes el "lote completo". Yo suelo decir "quiéreme por mis defectos que por mis virtudes es muy fácil".

Llegado a este punto, aún no hemos hablado de amor ni de sexo, que era mi objetivo en principio, pero queda muy claro, que con el tiempo aparece el amor, lo que en un principio puede suscitarte la otra persona es deseo, interés, morbo e incluso pasión. Por lo cual te recomiendo que tengas claro y distingas lo uno de lo otro, ambos no son excluyente pero sí complementarios.

Hay dos frases que me fascinan, te las dejo para que decidas cuál te gusta más:
"El sexo con amor es la cosa más maravillosa de la vida. Pero el sexo sin amor... tampoco está tan mal". Mae West.
"El sexo sin amor es sin duda una experiencia vacía, pero como experiencia vacía es de las mejores". Drew Carey.
Y recuerda la próxima vez que estés con alguien en la cama, si es amor o simplemente sexo.
@CristinaMarley