22 jul. 2013

La torre del Tarot, la torre de babel y la iglesia del siglo XXI

Hace un par de semanas recibí una solicitud de amistad en Facebook de "Padre Jacobo", la verdad es que me sonó divertido y no pude resistirme a mandarle este mensajito:
-¿Que le puede interesar a un padre de la iglesia católica de una "hereje" como yo que cree en astros y cartas?

Y bueno, ahí quedó. Eso fue el 30 de Mayo, una anécdota más para contar de mi otra faceta de "Sherezade".
Cavilando sobre porqué me venían esas 3 ideas como tema, recibo la respuesta:
-De todo se aprende, ¿acaso no estamos en el siglo 21? ¿Que le podría interesar a una "hereje" como tú que cree en astros y cartas un padre de la iglesia católica como yo? Etiquetas muy sencillas ¿no crees? Si no me aceptas no lo sabremos pero lo entiendo. Saludos.
Evidentemente lo he aceptado sin censurarlo, aunque solo he llegado a "bichearlo" (así me dijeron que le llaman pasearte por un perfil) hasta donde pone algo así: "El Papa Francisco anima a utilizar las redes sociales para cristianizar" ¡vale!

El tema del Padre Jacobo, lo dejamos y pasamos al porqué del título y donde está el hilo conductor: la clave está en los números (http://www.lavozdehoy.com/index.php/2013-02-06-10-50-31/astrologia/1656-que-significan-los-numeros-que-te-rodean )
La torre es el arcano número XVI, el Papa V y sumándolo da XXI El mundo, y realmente estos tres arcanos juntos, corresponderían a la recomendación de nuestro moderno pontífice.

La torre de Babel fue una edificación, según la biblia que hizo el hombre como intento de alcanzar a Dios y llamar a su puerta y no metafóricamente hablando precisamente.
En el tarot simboliza el orgullo humano, que nos hace brindarnos en nuestra torre de cristal sin ser consciente que estamos a un paso de la crisis y la destrucción. Destruir para volver a construir, si nos vamos al aspecto psicológico nos habla de una nueva perspectiva, que nuestros conceptos mentales se disuelvan para dar lugar a una nueva forma de pensar, abriéndonos a una conciencia renovada, rompiendo con todo aquello que nos lastra y condiciona, intoxicando el presente sin dar pie a un futuro y a las nuevas oportunidades que se nos abren.
Cuando sale representando a la persona, lo tengo clarísimo. Esta persona está a punto de entrar en una crisis, está tan bloqueada mental y emocionalmente que somatiza contracturas musculares.

Sin ser consciente que "crisis" significa "oportunidad" en chino y detrás de este momento, nada importa, la cuerda está tan tensa que se rompe, ¿Puedes permanecer en esta situación mucho tiempo? Si le sumas I llegamos a la Estrella, símbolo del destino, del relax, de la paz...el I representa al Mago y nos invita a la acción, actuar.

A veces sufrimos más presos de una situación difícil pensando y dándole vueltas al tema, y cuando tiene lugar el temido momento nos liberamos y pensamos ¡qué alivio!
Libérate, ábrete, no te censures, que si el cura Jacobo puede, ¡tú también!
@Cristina Marley