29 sept. 2013

Bugarach: el monte del fin del mundo

Hace un par de semanas durante la emisión del programa de Iker Jiménez “Milenio 3” hablaron de Bugarach, conocido  como el monte del “Fin del mundo”. La verdad pensé: !ya estamos, cada vez que se acerca el invierno comienzan con lo mismo! De hecho, hace un par de años  escribí sobre el tema, también hice un programa de radio Junto a Fran Ruiz y krmen Diaz con el anterior grupo de realización de  Radio Victoria.

El caso es que esta historia es diferente, a mí me atrapó desde el minuto cero, pero antes quiero hacer una matización: una vez pasado el teórico fin del mundo tan anunciado por los mayas, que tantos ríos de tintas han vertido, programas de tv, radio, periódicos, revistas, libros… Ahora va y resulta que se descubrieron más jeroglíficos Mayas en la zona de Guatemala,  El mundo iba a continuar, pero aunque fueron descubiertos en el 2010 no los descifraron hasta el 2013, qué casualidad, ya explotaron la primera parte y ahora nos toca la segunda… Claro que ya estamos escaldados y como dijo Luis A. Gámez esta segunda parte de los Mayas contrataca, perdón, de los jeroglíficos Mayas, los dejan a la altura de charlatanes televisivo como Sandro Rey y Maruja Zorrilla, con todo el respeto que para mí tienen ¡eh!, que como tarotista pienso que hay que tener mucho valor desvelar las miserias en pleno directo televisivo y conjurar a los espíritus como si fuesen un casting de actores...ups… Mi mercurio está travieso hoy…Punto en boca y continuamos, aunque amenazo con retomar el tema.

El monte Bugarach está situado al sur de Francia, en la cordillera Pirenaica. Desde el año 2010 está siendo frecuentado por amantes de lo paranormal, desde que se ha corrido la voz de que será el único lugar donde se salvarán del apocalipsis. Aquí, perdonarme que haga un inciso y vuelva a dejar a mi mercurio expresarse con su sarcástico humor…Ya hay que estar chalado creerse que el monte va a ser una especie de Arca de Noé,  donde se salven del fin del mundo, no me extraña que a los amantes de este mundo paranormal nos tomen por chiflados.

La gente anda medio escondida, en plan anacoreta en tiendas de campaña buscando cobijo, ha llegado hasta tal punto la invasión de “refugiados” que  el gerente del albergue comenta (Y cito textualmente): “Antes mis clientes eran excursionistas, ahora la gran mayoría son esotéricos”

Ante tal avalancha de chiflados, locos y majaras las autoridades de esta localidad ha decidido cortar por lo sano, preservando la intimidad de sus 200 habitantes, ha prohibido el acceso a la montaña del día 19 al 21 de diciembre.

La verdad es que parece una situación poco menos que demencial, si Woody Allen le gustasen estos temas tendría material para un par de películas, aunque quien sabe, lo mismo Stephen King nos sorprende con un nuevo best seller.

Yo sinceramente, y fuera cachondeo, creo que el fin del mundo es algo personal y que acontece cuando lo que teníamos por nuestro mundo se rompe, después volvemos a empezar una vida o un nuevo mundo, por lo que deja de preocuparte de bobadas catastrofistas y como dije, hace un par de años, en el programa de radio yo lo celebraré al estilo de Sabina:

“Que el fin del mundo te pille bailando, que el escenario me tiña las canas, que nunca sepas ni cómo, ni cuándo ,ni ciento volando, ni ayer ni mañana .Que el corazón no se pase de moda, que los otoños te doren la piel, que cada noche sea noche de bodas, que no se ponga la luna de miel. Que todas las noches sean noches de boda, que todas las lunas sean lunas de miel”