30 mar. 2015

La luna y para qué sirve mi semana lunar

La luna, sus cambios y ciclos

De sobra es conocido por todos que la Luna es el satélite de la Tierra, es decir un “cuerpo natural” que órbita alrededor de nuestro planeta.
Muchos consideran tanto al Sol como a la Luna planetas, pero esto no es exacto, en realidad son “luminares”. Un luminar es una fuente de luz; el Sol nos alumbra durante el día, y la luna representa al Sol por la noche, pues desprende la luz que recibe de él.
En términos “jungianos” el Sol es la parte consciente y a lo que aspiramos llegar a ser algún día, simbólicamente representa lo mejor que podemos conseguir en la vida. La luz lunar nos remite a fusionarnos con nuestra madre, en la etapa embrionaria, también es la sabiduría ancestral que nos muestra cómo nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás.
Pero antes de entrar en “materia más densa” voy empezar por lo más básico.
La luna tarda 28 días en dar la vuelta alrededor de la tierra, bueno, para ser más exactos 27 días y 8 horas.
Hay 12 lunas, porque hay 12 signos del zodiaco.
La luna permanece en cada signo 30 horas, todas las personas que nazcan el sábado 13 a partir de las 16:13 nacerán con la luna en Géminis hasta las 04:49 del Martes 16 que entra la luna en el signo de Cáncer. Por lo cual como veis las personas nacidas en ese lapsus de 30 horas desde el miércoles hasta el martes tendrán el mismo signo lunar, y compartirán características emocionales muy similares.
En astrología se le da una consideración muy especial puesto que simboliza las cualidades emocionales, sensoriales e instintivas que marca el temperamento o carácter de cada persona en particular y del ser humano en general.
Podríamos decir de que de alguna manera representa la energía emocional con la que venimos a este mundo, forma parte de nuestra naturaleza innata. Representa el instinto de supervivencia, la infancia, el útero, la cuna o el seno materno, de hecho uno de los aspectos más exacerbado en la luna es el instinto maternal.
Desde la prehistoria o mejor dicho, desde que el mundo es mundo, el hombre le ha dado un lugar muy destacado e importante. Los agricultores, la tienen en cuenta a la hora de sembrar, talar, recolectar, así mismo para los hombres de mar, ya que la luna afecta a las mareas y a las corrientes marítimas. Incluso el ciclo lunar de 28 días coincide con la menstruación femenina.
Para mí es un hecho fehaciente y constatado la gran influencia, que la luna tiene en nuestra vida, y si aprendemos a conocerla un poco mejor, potenciaríamos y optimizaríamos su benévola influencia en nuestra cotidianidad.
La luna tiene 4 fases:
1- Luna Nueva
2- Cuarto creciente
3- Luna llena
4- Cuarto menguante.
Mirando al cielo podemos distinguirlas, y hay un pequeño detalle que puede dar lugar a equívocos:
La luna creciente tiene forma de “D” y la menguante de “C”

¿Cómo podemos usar estas fases lunares?

La Luna Nueva es propicia para, gestar, sembrar, crear, iniciar:
Ya sea una idea, una esperanza, una ilusión, un trabajo, un proyecto o cualquier tipo de iniciativa concreta que vaya en aumento. Son días energéticamente muy fuerte para impulsar y comenzar. Muchas de estas circunstancias, que iniciemos o promovamos las vamos a comprender o incluso ver fructificar en la luna llena.
Es un momento perfecto para decidir que vamos a hacer, e incluso elegir entre varias opciones, y meditar de una forma productiva.
La Fase de cuarto creciente, es el momento adecuado para actuar, ponernos en acción, en todo aquello que queramos promover, y que hayamos iniciado en la fase anterior.
Fase de ascenso, progreso, aumento y mejora.
- Momento ideal para comenzar una relación, ya sea personal, amistosa o incluso amorosa.
- Poner una vela para trabajo, dinero o amor…
- Plantar.
- Si queremos que nos crezca el pelo rápido, es el momento de cortarlo, las uñas también. Es obvio que no es positivo para depilarnos, ya que nos crecería el vello mucho más rápido…mejor esperar a la menguante.
- También es muy optimo comenzar tratamientos de cualquier índole, regímenes…no se…es como si tuviésemos más voluntad.
La Fase de Luna Llena es una culminación, hay mayor número de nacimientos, incluso de crímenes……yo no comenzaría nada con esta luna, que fuese importante o transcendental, porque para mí es un punto intermedio:
Los acontecimientos o circunstancias tienen la misma probabilidad de aumentar o disminuir, tirar p´adelante (dicho en malagueño) o retroceder.
Nos da la oportunidad de observar como los acontecimientos o las oportunidades están manifestándose, como discurren…momento a modo contemplativo.
La cuarta fase es la Luna menguante, es propicia para cortarnos el pelo, que nos crezca lentamente, perfecta para depilarse…nos dura más, para talar plantas y árboles y quitar malas hierbas.
Perfecta para todo aquello que tratemos de debilitar, menguar o eliminar, incluido hábitos nocivos como dejar de fumar.
También para rituales enfocados a limpiar porque va a durar más. Pero esto es una ayuda extra, a modo orientativo, nuestro esfuerzo y voluntad son los ingredientes principales para el éxito.
Cada domingo hago lo que yo llamo “la semana lunar”, donde hablo de las energías lunares que nos aporta durante su paso por los distintos signos del zodiaco.

No tienes que prometerme la luna... Me bastaría si sólo te sentarías conmigo un rato debajo de ella
@Cristina Marley