12 dic. 2017

Historias para no dormir (Dios te libre de unas malas bragas)


Llevo ya un tiempo compartiendo anécdotas peculiares que me sorprenden, emocionan, a veces hasta alucino. Yo que vivía en los “mundos de Yupi”, pensaba que todo era simple, luminoso…bonito. Me he dado cuenta que hay varios universos paralelos, en plan cartelera de un multicine, y sobre todo lo que más me desconcierta es que nunca dejan de sorprender, y hasta me quedo mirando el teléfono y me digo: ¿se ha quedado conmigo?
Cambiare los nombres por eso de la privacidad…Me llama Tarsi, ella y su marido con nombre de Santo, se dedican a la limpiezas energéticas, a quitar todo tipo de magias negras y hacen amuletos de protección. Necesitan volver a consultarme porque tienen un “cliente” llamado fulanito de tal – lo metí en googles y en Facebook para verle la  cara, pero habían varios…- que estaba muy cargado hasta de diablos, y querían saber si podrían curarlo.
Curarlo. Miedo me daría ponerme en manos de estos dos…También tenían entre manos limpiarle la casa que había alquilado en Marbella la hija de una vieja gloria del Hollywood, pero dudaban entre varios métodos. Ni decir tiene que me otorgaron la deferencia de elegir “responsablemente” cuál sería más efectivo. Claro que yo ahí me lavo las manos y dejo el tema al Tarot, el responde sin protestar. Así mismo, les di algunos consejos por cortesía de un libro de santería que compré cuando empecé a investigar esos temas, sobre todo para darle un poco de uso y amortizarlo.
Tarsi, también estaba muy preocupada porque su cuñada, que era “satanista”,  les estaba intentando echar unos líquidos en la puerta de su casa, para cortarles los caminos y enfermarlos, pero al  adivinar sus intenciones se los echó a otra hermana que también vivía en la misma Plaza. Debí pedirle el nombre para no pasar por allí, pero como que me dió corte.

Y terminamos revisando con el Tarot, el amuleto de protección que le había hecho su marido. Me hizo una  descripción de los símbolos y la cosa no pintaba mal, salvo por un detalle muy importante: la fase de la luna no era propicia, y eso es de primer curso en Hogwarts; claro que con los guías tan  poderosos y los nuevos dones que estaba a punto de recibir de ellos, era un detalle nimio, se ve que no han leído “Las clavículas de Salomón”.
Dos horas después me llamó Daniella, una italiana tauro de 52 años. Ella quiere saber sobre su salud, porque le duele la espalda y un fuerte dolor “por 5 horas en los intestinos”.
Comienzo a barajar para mirarle la salud y me dice:
Alora…yo te cuento: la mía suegra (trascribo tal cual me relató) hace magia negra, y “ió cremé” – yo quemé-  la foto del marido y de la suegra con la oración  del exorcismo, por su fuerza de sanación muy poderosa. El mío marito tenía el diablo de su madre alrededor de él por más de 17 años. Con la magia negra cada uno dormía en una habitación, y el nunca venia conmigo, él iba con putas por tantos años, pero al tercer día de cremar la foto de la madre y del hijo el volvió a la mía cama..- ¡qué asco! pensé yo, ni desinfectándolo lo dejaba yo meterse conmigo.. – Ió me siento poderoso,  alora…la mía suegra pactó con el diablo para evitar que ió sea una sanadora poderosa y conocida en Europa. La mia suegra está en un hospital, y no muere porque no se arrepiente…y por la noche la torturan los diablos…es una lucha entre el bien y el mal – esto me suena –
Ella quiere evitar que ió ayude al mundo. Ella ha tratado de matarme, ella provoco la ruptura del mío brazo, con una fuerza satánica caí dando un trompo – con cabriola seguro pensé yo –al caerme y el vaso agua que ió portaba estaba allí intacto…- raro sí que era, estoy por preguntarle cómo lo consiguió porque en mi casa no paran de romperse vasos…-

Alora…la misa negra fue con sangre, pero el brasileño que le hizo el trabajo y su amiga que fue la que lo encargó, la engañaron y mataron paloma no cordero…
Le dio veinte vueltas al tema de la suegra, la foto cremada y lo fuerte y poderosa que sería cuando terminase de limpiarse de tantos años de magias negras…y cuando se cansó me dio las gracias y se despidió con un Ciao.

Ay!, y digo yo… ¿Cómo pueden creerse esas cosas? Seguro que detrás hay una gran estafa, y un trasfondo de paranoia, algo de incapacidad para vivir una vida normal, y  una pobre  mujer a la que le queman en fotos y se le presupone que no muere por su falta de arrepentimiento…
Hay una tercera historia, muy interesante, pero un  poco dolorosa, sobre todo porque sospecho que su protagonista se dedica a llamar a diferentes personas y ni lo recuerda…pero como cada vez le da un matiz distinto prefiero dejarla para la semana que viene.
   <@Cristina Marley