10 sept. 2013

Cuando el amor se convierte en dolor…

Normalmente cuando se habla de amor y de dolor automáticamente se piensa en una mujer, ¡pues no!, hoy día el sentimiento de congoja, los mal de amores han ampliado su espectro y gracias a dios lo hombres “si lloran”.

Hay un arcano menor, el 5 de copas donde nos muestra un hombre triste, hundido y desesperado, en el suelo hay 3 copas  derramadas y dos aun en pie…No todo está perdido, no llores por lo que fue y comienza a mirar lo que hay y puede ser.

La mujer del siglo XXI, ya no es una femme sumisa, silente y expectante a los deseos de su hombre, hemos evolucionado y en muchísimos caso, desde mi punto de vista para peor >>pero eso es otro cantar…lo dejamos ahí y si se tercia lo retomaré.

El hombre “renovado” es más sensible, comprensivo, colaborador y trata a la mujer como una compañera no como una propiedad. Y aunque muchas mujeres han aceptado e integrado en su vida este nuevo roll masculino, muy alejado del trasnochado atavismo del hombre de Atapuerca, hay otras que se han enquistado en afrentas y vendettas al más puro estilo italiano y van de femme-fatal destrozando corazones, mordiendo almas y convirtiendo caballeros en jirones y despojos humanos…yo las llamo depredadoras…

Antes de nada quiero puntualizar que como el gran mago David  Copperfield decía,  estas historias pueden ser o no reales, o simplemente fruto de mi imaginación...!Tú decides!

Son tres historias, tres hombres y tres mujeres…diferentes, me voy a limitar a ser la narradora desde la objetividad más absoluta, y después vosotros decidís sin son víctimas o verdugos o el punto intermedio de una serie de circunstancias que coinciden, en el mismo lugar y a la misma hora…

El primer damnificado es un funcionario del orden, que montado en su caballo blanco y con su uniforme azul, rescata a una señorita de vida alegre de las garras de ese submundo de míseras, bajas pasiones y donde el amor tiene un precio.

Ella le pone su vida patas arriba, le borra las mujeres del móvil, del Facebook y porque no supo cómo hacerlo sino hasta de la memoria…sí, porque “la Magdalena” como la llamaría el Maestro Sabina se muere de celos…

Y me dice el a mi…nos queremos, pero los celos nos están matando…¿Y qué respondo yo?

El segundo es un chico muy joven apenas pasa de veintipocos, atrapado en una relación vacía, de miradas huidizas de caricias displicentes, llenas de justificaciones culposas y faltas del principal motivo: el deseo. Ama sin esperanza a una princesa rusa (así la llamé yo al ver su foto..). Tiene miedo de romper su vida, su familia y su mundo…Y aquí si me voy a mojar y os cuento lo que le dije: “Miedo tendría yo de vivir anestesiado, atrapado en una mentira, y sacrificado…¿Por y para qué? Como decía el gran Camilo Sexto: “Vivir así es morir de amor…por amor tengo el alma herida…!!Melancolía!!”

Y este tercer santo varón, es un bello gladiador romano, alto fuerte con una preciosa y bien cuidada barba, unos ojos hechiceros y una voz de las que te hacen temblar las piernas...(umm sí estoy describiendo a otro hombre, justo el que me gusta a mi…pero también muy parecido, y no quiero dar pistas.)

Un quijote de la vida, que creó un mundo de belleza, placeres con globos de colores en forma de corazón…¿y que hizo ella? Enamorarlo, seducirlo, atraparlo para después pisotear su alma, su corazón y sus entrañas, con palabras llenas de desprecio, maldad y sobre todo una crueldad que raya en el maltrato psicológico…

Tres hombres, tres historias y tres preguntas:

¿Qué les digo? Y aunque mi querido amigo y gran escrito francisco Palacios me diga “Que soy la prima de Hitchcock” a veces prefiero no decir nada…

Charles Chaplin :” El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto.”

@Cristina Marley