15 jul. 2014

Venus: los 12 vestidos de Afrodita

Sólo el latido al unísono del sexo y del corazón puede crear el éxtasis.

(Anais Nin)

Venus, ha sido considerada tradicionalmente como el arquetipo del AMOR, pero cuadra más con el del DESEO,  puesto que el amor es complaciente, más sumiso, un poco altruista, mientras que el deseo es fuego, pasión y carece de empatía.

He querido comenzar con una de frases de una gran escritora, que se puso el mundo por montera expresando sin tapujos sus opiniones sobre el amor, desde sus facetas más impúdicas. Hablando del erotismo y la pasión que vivió con sus amantes con la libertad más absoluta y descarada. Si alguien puede representar el paradigma de una Venus de vanguardia fue ella.

Para Liz Green, seria “La gran meretriz” diferenciándola de una simple prostituta dado que esta última considera el sexo como una transacción económica, mientras que la meretriz habla de desenfreno y libertad sexual, textualmente.

Venus, Afrodita, es una mujer autosuficiente, que se valora y considera el sexo como un reto, donde la seducción y el deseo forman parte de su juego. Te envuelve, te endulza, encandila y no quieres más que beber de su elixir. Ella  no busca una relación de pareja ni pertenecer a nadie, se considera libre. Respecto al tarot estaría representada por la Emperatriz, el tercer Arcano Mayor. Es curioso que aparezca con ojos verdes, y una característica de muchos hijos de  venus, concretamente los Taurinos suelen tener ojos claros, y su piedra es la esmeralda.

Características de Venus como planeta:

Tarda 224 días y medios en completar su recorrido alrededor del sol, aproximadamente unas tres semanas por signo. Cada planeta tiene un signo al que rige y donde su energía se expresa de una manera más acorde, armónica.  Venus es regente de Tauro y libra.

En Tauro nos conecta con nuestros propios valores y sensualidad, con la necesidad de cumplir nuestros objetivos de una manera placentera.

En libra  se expresa como el requisito de compartir con las personas más próximas nuestros propósitos íntimos, ya que los vínculos afectivos refuerzan al individuo, proporcionándole una mayor estabilidad y energía. Siendo Venus también, la expresión afectiva con el entorno, la forma en que nos desenvolvemos cuando nos sentimos atraídos por otra persona, incluso como sacrifica su propio egoísmo en aras de una relación armónica.

Representa las cualidades del ser amado, y las emociones que nos suscita, la actitud ante el amor y las relaciones sociales.  El signo zodiacal donde esté Venus en nuestra carta natal, denota la forma en que damos y recibimos afecto.

En una Carta astral, la luna representaría nuestras necesidades emocionales sobre todo, mientras que Venus nos indica que es  lo que valoramos o deseamos, todo aquello que nos da placer, qué necesitamos para sentirnos bien.

R. Glasscock,  destaca el parecido del símbolo de Venus con un espejo de mano, y lo que cada uno valora es su propio reflejo que <<lo que amamos es un reflejo de nosotros mismos>>

Y sin embargo, muchas personas tienen problemas para definir sus valores, sus necesidades y deseos, quizás por el concepto trasnochado de pecado,  que tiene  todo lo que produce placer, fruto de nuestra educación religiosa Judeocristiana.

Al igual que la luna nos influye a nivel emocional a su paso  por los distintos signos del zodiaco, los tránsitos venusinos son muy importantes  a nivel de valores personales, de relaciones con otras personas y para mí sobre todo para ver nuestro propio nivel de satisfacción.

Venus recorre los doce signos del zodiaco mimetizándose con cada uno de ellos siempre desde su enfoque de “femme”, así pues, aprovechando que el lunes 23 de junio, hora española, la diosa entra al reino de los gemelos del zodiaco, a las 14:33, frivolicemos abriendo el armario cósmico de la diosa:

Los 12 vestidos de Venus:

Venus en Aries

La diosa escoge un llamativo vestido rojo sangre y se dirige al baile con las ideas  muy claras: “Se lo que quiero y voy a por ello.”

Denota una personalidad abrumadora, con un magnetismo cuasi salvaje, donde se intuye una indómita amazona que nos puede poseer con pasión, ella es quien elige “con quién”, “cuándo” y “cómo”.

Directa e impulsiva te atrapa en sus redes, disfruta cada segundo como si fuese el último porque, posiblemente sea así, la diosa carece de profundidad, de afectos sostenidos, necesita novedad, intriga, mucho dinamismo. ¿Quieres que huya de ti? Vuélvete mortalmente aburrido y rutinario…Pero si quieres que se muera de amor por ti, créale un mundo de fantasías donde no exista la cotidianeidad.

Venus en Tauro

Un precioso Versace verde esmeralda, resalta el encanto y las buenas maneras de esta diosa que al conectar con el elemento tierra se envuelve de sensualidad y busca satisfacer sus 5 sentidos. Atrás queda la adicción por las  novedades para tornarse en una persona más constante, firme y previsible. Amante del lujo, del placer, se centra en la seguridad material, pudiendo ser la tacañería una de las sombras de esta posición, aunque la persona no lo sienta como tal sino como una precaución. Para mí la tacañería material se extrapola a  la emocional, pero es solo una apreciación subjetiva.

¿Quieres seducirlo? Cena romántica, un baño de espumas con incienso y velitas, acompañado de champán y si quieres rematarlo,dale un masaje con aceite aromático. Para quitártelo de encima dile que estas en bancarrota y te persigue el cobrador del frac.

Venus en Géminis

No me decido entre un vestido largo u otro corto, ante la duda…luciré ambos. Eso sí, para el día llevare unas gafas de CH que me dan un aire de persona intelectual, que te mantendrá hechizado mientras te bombardea a preguntas para satisfacer su insaciable curiosidad. Verbaliza perfectamente los sentimientos, expresa mil y una anécdota de una manera muy divertida, con gran locuacidad te va engullendo, saciando su ansia de conocimiento hasta que el tedio y el aburrimiento lo alejen de ti, claro que si lo que quieres es atraparlo para siempre, conviértete en Sherezade.

Venus en Cáncer

Un vestidito de vichi, a cuadritos rojo y blanco bajo un delantal hacen de la diosa una mujer feliz, hogareña, donde el sentido del ahorro prevalece, no necesita lujos ni eventos fastuosos, el calor del hogar y la familia es lo que la satisface. Para que huya, y se aleje de ti, basta con que pintes un bigotito a una foto en su colección de álbumes, y muéstrate descastado. Para que sea tuya basta con brindarle seguridad, calidez afecto y ser muy emocional.

Venus en Leo

Con su maravilloso vestido de lentejuelas dorada, la diosa exalta el deseo, necesita sentirse atractiva, se muestra brillante, juguetona, coqueta. Mata por el glamour, exuda elegancia, adora tener público, ir de  fiestas y rodearse de personas que le rían las gracias y la digan lo bella y maravillosa que es. Para que te odie, dile que vistes su vestido en un mercadillo de segunda mano y adoras su sentido del ahorro. Claro que si buscas impresionarla muéstrate snob, engreído y poco accesible salvo para ella, que es tu consorte en ese olimpo del “más quisiera…” que te has inventado para seducirla.

Venus en Virgo

Un vestidito blanco, en plan toga romana sería perfecto para esta chica virginal, analítica, pulcra, concisa, de palabras suaves reservada y tímida, que evita cualquier emoción sin que haya sido “filtrada” por su mente racional. Con aspectos inarmónicos puede dar lugar a una energía inversa, donde esta la pulcritud se transforma en un desaliño y una actitud que raya en lo chabacano, no le interesa el amor, persiguiendo casi obsesivamente el sexo, emocional, indolente y perezosa. Para seducirla potencia sus luces, y para que huya alinéate a su sombra.

Venus en Libra

Aquí  la diosa, nos da la oportunidad de reavivar nuestras relaciones amorosas, personales y amistosas, puesto que libra se “ocupa” de las relaciones con los otros, y en ese epígrafe entra todo tipo de vínculos personales. Nos invita a disfrutar del amor, a jugar un poco incluso, porque como dice mi amigo Daniel Bolaños:” afrodita en el signo de libra es muy picara, cómo entre el sí y el no, vuelve locos a los hombres, en definitiva viene a ser una chica Cosmopolitan.

Y repasando consejo de la revista Cosmopolitan los he visto un poco trasnochados, quizás con ese toque glamuroso pierde la frescura y el erotismo pasional del impulso visceral, que solo nace con la espontaneidad, muy alejada de la aparente y calculada frialdad que aconseja esta publicación.

¿Cómo la vestimos? Como a Judith Mascó en el anuncio de Ferrero Roché.

Para que te ame: sedúcela a lo George Clunny con smoking, una copa de champán con la Torre Eiffel como fondo. Para que se aleje: muéstrate humano.

Venus en Escorpio:

Tras la armónica tranquilidad de su paso por libra, al entrar en Escorpio se torna en vehemencia, pasión intensidad, de un comportamiento políticamente correcto, complaciente calmo y-¿un poquito remilgado?- Venus se quita la máscara de la hipocresía y comienza a ser coherente con sus necesidades físicas, sexuales y emocionales : del ”quizás” pasa al “todo o nada”.

Dentro de su armadura de desconfianza y reserva que le otorga escorpio, con aspectos inarmónicos puede teñirse de descontrol, celos, desconfianzas, una inseguridad extrema con tintes de comportamientos egoicos y hasta cruel. Si tuviese que otorgarle un lema seria:” Las chicas buenas van al cielo, y las malas a todas partes” Yo por supuesto quiero ser una chica mala… ¿Y tú?.

Para que se tuya dile: si seduces mi mente, te daré mi cuerpo, pero si encuentras mi alma seré tuyo para siempre.

Para que te evite basta con ser asexual, anodino y carecer de “sangre en las venas”.

El vestido: uno de cuero y cremalleras, con una motaza así en plan anuncio del perfume que decía: “Busco a Jack”

Venus en Sagitario:

Es una amazona intrépida, audaz y aventurera….tiene un ideal, un objetivo, un afán o una verdad suprema que descubrir. Y no cesara en el empeño; con una vena humorística, amable, amistosa y con actitud constantemente flirteante y seductora.

Le gustan las tertulias culturetas, un intercambio de ideas y teorías donde lo paradigmático y poco práctico puede surgir en un afán de idealismo, por crear un mundo mejor, más justo. No olvidemos que sagitario es el buscador de la verdad, una verdad global. La educación y los buenos modales que surgían de la Venus en libra permanecen, salvo que tenga aspectos inarmónicos. Aquí en Sagitario en desarmonía, no duda en clavarte un destornillador y retorcerlo en tus heridas más sangrantes, incisiva, perversa y descarada a la hora de expresar lo que ella considera su verdad…

Bien aspectada, aunque persiste en su franqueza no cesara de imponer sus dogmas e ideales,necesita ampliar fronteras, estar en contacto con otros países y culturas. Da sentido a la frase: la “joie de vivre” (alegría de vivir).

La actitud aventurera teñida de filosofía del mundo de los centauros,  pese a esa la inestabilidad emocional que les produce, vivir en un mundo rutinario, con el hastío que provoca una sucesión de días grises, llenos de palabras y situaciones vacías, “un hacer por hacer”, carente de emociones vertiginosas, pero una Fe en el futuro y en “mañana será el día”. Venus ha sido feliz, se ha sentido libre, por eso aquí la diosa no quiere compromisos, está abierta a todo tipo de oportunidades que la vida le brinde y  no hace falta decir, que tiene las maletas preparadas para salir corriendo a  coger un tren o un avión que la transporte o a un lugar lejano a disfrutar del momento. Huirá si le cierras la puerta, y será tuya con acompañarle a sus aventuras sin rechistar.

Respecto al vestidito, vamos dejar que escoja modelitos entre los de la película de Laura Croft,de Angelica Jolie.

Venus en Capricornio

Ha pasado de la libertad de elección en el mundo de Sagitario, a la realidad pura y dura del gélido castillo en lo alto de la montaña del mundo de estos hijos de Saturno.

Vestirla como la Reina Blanca de Alicia en el” País de las Maravillas” ,o como una ejecutiva agresiva con traje de falda de tubo y chaqueta con rayas diplomáticas. Tú decides.

Venus se convierte al tomar contacto con la energía de Capricornio en una persona dubitativa, indecisa y vacilante.

Pero como no puede mostrarse así frente al mundo, se envuelve en la máscara de persona importante, inaccesible y arrogante, llevando la altivez y el orgullo como bandera.

Dentro de sí, late un corazón deseoso de dar amor y sentir cariño pero su necesidad de protegerse, y no poner de manifiesto su miedo a resultar herida le hace actuar de esta forma tan alejada del amor  y la ternura.

Las relaciones que se forjen bajo esta energía deben luchar contra esta mascara de frialdad y reserva. Y aunque la situación sea lenta, merece la pena esta espera por la lealtad y la consagración que otorga  este amor. Por otra parte, mal aspectado el baremo de esta venus puede basarse en lograr ganancias de tipo material, ascensos sociales sin tener en cuenta los sentimientos.

Tú decides si quieres acercarla o rechazarla, es fácil dada su susceptibilidad encubierta.

Lo positivo de esta influencia, desechamos las relaciones frívolas otorgándole un lugar más formal, desechando los flirteos, coqueteos y amores de una noche. Consolidación de relaciones.

Venus en Acuario

Ahora, sabemos lo que queremos y estamos dispuestas a transformar nuestros deseos en prioridades, necesidad de comunicarse a nivel verbal, ahora no valen las medias palabras ni la sutilezas, nos relacionamos de una manera lineal, cara a cara, de igual a igual, tomando como premisa básica la amistad, pero categorizando la relación, es decir, aquí la libertad no significa amor libre, el “flower power “de los años 60.

La Venus acuariana es alegre, juguetona e instintivamente coqueta pero sin más interés o intención porque para ella la lealtad a sí misma está en la confianza de saber que su pareja la espera sin celos ni historias raras, el amor tiene como base la libertad, desde el desapego.

Lo cual me recuerda a Jorge Bucay cuando habla de que una pareja son tres, tu mundo, mi mundo y el mundo que creamos entre los dos. Aquí cabe ese concepto de un amor de corte acuariano, el estar con alguien porque realmente se desea, y elegir cada momento estar con ese alguien…

Yo tengo Venus en Acuario, y no soporto los celos, me encanta interactuar con varios grupos con la certeza de que en casa me espera mi chico deseoso de abrazarme y que le cuente mis historietas tipo Sherezade.

No esperes amores civilizados con recibos  y escenas de sofás, mi canción favorita del maestro Sabina, que refleja a la perfección que compromiso quiere esta Venus, porque aunque he leído a muchos astrólogos decir que Venus en Acuario no quiere compromiso,  eso no es cierto, sí lo queremos, solo que con una persona que cumpla los requisitos:

” Y morirme contigo si te matas.

Y matarme contigo si te mueres”…

Venus en Piscis

Vestida de sirena, la octava mayor de Venus es Neptuno, regente de piscis, amar sin límites ni restricciones. Un amor tierno, puro comprensivo, sensible que no sensiblero, empatiza al mil por mil con el sufrimiento, pero también como lo conoce, sabe disfrutar como nadie. Puede ser dependiente e independiente, dártelo todo o nada, pasar de un extremo a otro con una facilidad pasmosa, ¿De qué depende? De cómo se sienta, dale amor y te lo multiplicará hasta el infinito, hazle sufrir y te ignorara: no existes.

Algunas palabras, y frases os sonarán, ya que he aprovechado otros post míos para hacer un “refrito” y fusionar mi visión del tema, desde la subjetividad más absoluta.

<<Es tan grande lo que siento por ti, que tenerte no bastará>>

Alejandro Sanz

@Cristina Marley